Nutrición

Diversos estudios señalan el beneficio de la carne de cerdo incorporada a la alimentación diaria como factor de prevención de distintas enfermedades. Los resultados contradicen la apreciación generalizada de los consumidores, que ven en esta carne un producto de baja calidad nutricional, poco saludable y susceptible de inducir patologías de tipo cardiovascular o a la obesidad.

La carne de cerdo ha sido tradicionalmente considerada como un producto muy graso, dándosele, por tanto, un lugar secundario dentro de la clasificación de la alimentación sana o saludable. Sin embargo, hoy en día sabemos que la calidad de su grasa y la cantidad y calidad de sus proteínas la hacen muy adecuada para el estándar deseable de una carne de calidad.
A principios del siglo XX, gran parte del cerdo se usaba para producir grasa comestible. Hoy en día, la carne magra reemplaza una buena parte de esa grasa que ha sido reducida casi en un 30% por ciento

Fuente: Hoy Cerdo

Consejos Dietéticos

> Marine el cerdo con jugo, aceto balsámico o aderezo sin grasa, en vez de hacerlo con salsa en base a aceite.
> Deshágase de la salsa de marinada después de cada uso.
> Acompáñelo con verduras al vapor u hojas verdes.
> Consuma preferentemente cortes como solomillo, cuadril, peceto, nalga, carre, etc. Cocine de forma que no les aporte grasa, como por ejemplo a la plancha o a la parrilla.